INFOPROVIDUS




¡Todas para una y una para todas!

Vecinas y amigas de toda la vida, las chicas de entre 60 y 85 años de edad, se juntan todas las semanas a jugar al chinchón. Muchas viudas, otras casadas o solteras, Soledad, Zunilda, Ofelia, Orfelia, Ana María y Blanca se animaron a soñar y se cumplieron sus sueños en la primera cuota.

Todo comenzó cuando Soledad Finamore se enteró que otra amiga había dejado de pagar un plan porque se le hacía pesado para una sola. “Ahí se me ocurrió ir a proponerle a las chicas pagar un plan entre todas”, relata Soledad.

Y Zunilda agrega entre risas: “Entonces nos juntamos en mi casa que ahora es bautizada como “La casa de la suerte” porque en el 99 me saqué un auto con Susana Giménez”. Ahí junto con el asesor independiente, las amigas decidieron confiar.

Ese sábado Soledad estaba enyesada por una fractura de rótula y se quedó en casa de su sobrina. “Le pedí a Zunilda que mire el sorteo, pero como yo estaba en reposo y sola, hice zapping y puse Crónica. ¡Cuando escuché el 840 me levanté de un salto! Ahí nomás caminé como pude y llamé a Zunilda que también estaba mirando”, nos dice Soledad emocionada.

Por su parte Zunilda, que estaba tejiendo y viendo el sorteo en su casa, no lo podía creer. “Helada miraba la tele hasta que sonó el teléfono y era Soledad que me decía: ¡Lo sacamos, lo sacamos!”

Y ahí empezaron a llamarse unas a otras, Ofelia (otra de las ganadoras) estaba jugando con otro grupo de amigas al chinchón, así que era un griterío de felicidad increíble. Y así se fueron enterando y no pasó el fin de semana que ya estaban festejando y soñando con darle un destino a ese premio.

Cada una usará su parte del premio para cumplir sus sueños: Soledad va a poner el gas natural en su casa, Zunilda se va a un crucero y Orfelia ha decidido pintar la casa. En tanto Blanca cumple 80 y hará una gran fiesta. Ana María, sólo contó: “Yo ya hice volar el premio”.

La historia de estas seis amigas es una muestra más de que los sueños se pueden hacer realidad, no importa la edad, la condición, sólo se necesita confiar y esperar que llegue.

¡Hagan como nosotras y confíen en Providus! Comentan a coro las ganadoras en el vídeo de su entrega. ¡Si no pregunten en O’Higgins que todos nos conocen!